Dejad que los niños vengan a mí 

Si hay un testimonio de la contribución y el valor del ejercicio periodístico para revelar verdades y denunciar situaciones de corrupción a cualquier nivel, es el libro de periodista Juan Pablo Barrientos con su alarmante denuncia contenida en su libro: Dejad que los niños vengan a mí.

Barrientos se ha destacado por hacer de su ejercicio periodístico lo que debe ser: el arma de legítima defensa de la sociedad frente a la las mentiras y manipulaciones de los diferentes regímenes, donde la democracia es aparente y el poder está en manos de unos pocos privilegiados.

En este caso el periodista se enfrenta de forma valiente y decidida a un poder que lleva milenios enquistado en las mentes de los seres humanos, como es el religioso.

La Iglesia Católica es aquí la protagonista de los escándalos más vergonzosos denunciados por Barrientos en su libro magistralmente titulado: Dejad que los niños Vengan a mi.

Y ya me imagino a los cardenales u obispos desesperados por evitar la circulación de este libro porque les levanta la sotana y muestra la evidencia clara y contundente de los pecados en materia grave de la iglesia y los servidores de Dios.

Supongo que no se exhibirá en el Éxito o almacenes de cadena, tal como sucedió con el libro de Fernando Vallejo: La Puta de Babilonia, que duro escasos cuatro días exhibido en los estantes y de la noche a la mañana desapareció para nunca más volver como dice la canción.

Quizá la curia arquidiocesana amenazó con excomulgar a los directivos del Éxito si seguían vendiendo el libro.

Dejad que los niños vengan a mí  es un libro de denuncias sobre pederastia y abusos a menores por parte de sacerdotes de la Iglesia Católica colombiana, que involucra a altos jerarcas católicos como el arzobispo de Medellín y vicepresidente de la Conferencia Episcopal de Colombia, monseñor Ricardo Tobón Restrepo, quien fue señalado de haber encubierto y protegido a decenas de sacerdotes pederastas y abusadores de menores.

Dejad que los niños vengan a mí es un libro de denuncias sobre pederastia y abusos a menores por parte de sacerdotes de la Igle

Juan Pablo Barrientos

sia Católica colombiana, que involucra a altos jerarcas católicos como el arzobispo de Medellín y vicepresidente de la Conferencia Episcopal de Colombia, monseñor Ricardo Tobón Restrepo, quien fue señalado de haber encubierto y protegido a decenas de sacerdotes pederastas y abusadores de menores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *