¿Giro de 180 grados en RCN?


OPINIÓN 


Que RCN, el segundo medio de comunicación más influyente del país y que en los últimos años se aferró a los líderes de la ultraderecha colombiana abra el 2018 anunciando una serie basada en un periodista muy cercano a la ideología de izquierda y asesinado por paramilitares, parece reflejar un cambio brusco en su programación.

Ahora entra en escena de forma sorprendente, con campaña de expectativa y promos Jaime Garzón, que sin duda alguna es la figura más recordada en Colombia entre otras cosas, por  su humor demoledor en contra del sistema político colombiano, hoy en pleno desprestigio por los sucesivos casos de corrupción donde sus principales figuras están en la picota pública.

Y en su momento, Garzón fue considerado por la “mano negra” (las fichas de la ultraderecha que han ordenado los crímenes de los presidenciables  democráticos desde Gaitán) un hombre peligroso y dañino para sus intereses, lo que culminó en su misterioso y vil asesinato en las calles de Bogotá.

RCN ha caído a menos año tras año en su sintonía y ha perdido poder sobre la opinión pública colombiana y sus series ha sido todo un fracaso una tras otra. Ni los refritos, ni las series de narcos, ni los dramatizados, han evitado su caída vertical en sintonía.
Los cambios se sienten en la todopoderosa cadena y comenzaron en diciembre pasado con la  renuncia de Gabriel Reyes Copello, quien fue presidente del Canal RCN por 22 años.

Su remplazo temporal es José Roberto Arango, artífice de sacar de la quiebra a empresas como Coltejer, Acerías Paz de Río, Gravetal y su más reciente proeza fue sacar a flote al equipo de fútbol Millonarios. 

Quizá a la cadena RCN la sostiene la publicidad de las otras empresas de Ardila Lulle, el poderoso empresario dueño de una gran fortuna y de importantes conglomerados industriales.

Es tal su influencia en los medios políticos y las altas esferas del poder, que le debe a Mauricio Lizcano, el presidente del congreso colombiano, su apoyo para frenar la aprobación al impuesto a las bebidas endulzantes que tocaba directamente el bolsillo del grupo Ardila, propietario de gaseosas Postobón y muchas otras marcas.

Este año el panorama muestra cambios y parece que la fórmula “ultraderecha”,  será cambiada por la alternativa “moderada” a ver si los negocios en las empresas de comunicaciones de la organización Ardila,  comienzan a mejorar y sus antiguos televidentes se sintonizan de nuevo con su programación.

Cabe recordar que otro controvertido periodista y presentador, Pirry, fue uno de los más apreciados y sintonizado por el público televidente, gracias a sus denuncias y sus comentarios ácidos frente a las injusticias y la corrupción en el país. Como consecuencia, fue retirado del canal RCN.

Ahora llega Garzón y es posible que el canal RCN comience a ganar terreno en sintonía.

Y la pregunta que nos hacemos este año es ¿Y qué harán con la Gurisatti? ¿Le aplicarán la fórmula “moderada” o la meterán de lleno en la campaña presidencial?
Con tecnología de Blogger.