En épocas de crisis el comercio se tiene que mover. Aviatur da ejemplo de cómo afrontar situaciones difíciles

“El apoyo de las otras aerolíneas fue fundamental para sobrellevar la crisis de la huelga de Avianca”.



El año 2017 no fue el mejor para la economía nacional, pero de allí a decir que el país está en bancarrota es otro cuento. Los empresarios siguen optimistas y la mayoría enfrenta el 2018 con relativo optimismo.

De las charlas con dos importantes empresarios del sector turismo en Colombia y en Antioquia, se desprende que la crisis que originó la huelga de Avianca en octubre pasado no fue tan desastrosa como se temía en un principio y las agencias de viajes –a menos en su mayoría- se adaptaron rápido al nuevo escenario donde Avianca ya no era la reina en los vuelos a diferentes destinos.

Por ese lado ganaron los operadores turísticos que alcanzaron a superar obstáculos con el conocimiento y la experiencia adquirida en esta industria, que ha logrado sortear más de una crisis.

Las grandes ganadoras también fueron las aerolíneas “de segunda”, diferentes a la encopetada Avianca, que mira por debajo de las alas a sus competidores y posee una gran torta del mercado, convirtiéndose así, con la venia de las autoridades aeronáuticas colombianas, en una especie de monopolio indestronable.

Empresas como VivaColombia, entre otras, le dieron la mano a las agencias de viajes que lograron cumplir con la mayor parte de sus compromisos con sus clientes.


Avianca fue la gran perdedora, no solo por la prolongada huelga con millonarias pérdidas económicas, sino en su imagen corporativa donde se destacó la arrogancia y desprecio por sus empleados de su dueño, Germán Efromovich.

Aparte de que la huelga haya sido justa o no, la forma de manejar un conflicto de esta naturaleza debe ser con tacto y con mesura, lo que nunca reflejó el señor Efromovich.

Gilberto Ríos es el gerente de Aviatur en Medellín y nunca lo vimos asustado o alarmado con el paro de Avianca. Dio ejemplo a sus colegas sobre la forma en que debe ser asumida una situación de crisis en este caso, de los operadores turísticos.

Gilberto Ríos, ¿Cuál fue el aprendizaje que dejó para una agencia de viaje como AVIATUR el paro de Avianca?
Pues más que aprendizaje  es darnos cuenta que en épocas de crisis el comercio se tiene que mover. Y bien o mal,  Avianca tiene un porcentaje demasiado alto en las frecuencias, especialmente con las de Medellín, que hizo que se moviera el mercado de tal forma, que todas las otras aerolíneas apoyaron y dieron un impacto  positivo al tema corporativo. Realmente el mes de octubre que fue completamente el del paro, fue un 5% de crecimiento en transacciones en pasajes, ¡increíble! Pero las empresas no se quedaron quietas, se movieron y afortunadamente tuvimos ese punto a favor.

¿A qué se debe el hecho que las agencias pudieran responder tan rápido a esa situación?
Más bien es el apoyo de las otras aerolíneas que  estuvieron atentas, que  cumplieron –porque realmente cumplieron– y porque ya era hora también que el viajero entendiera que hay otras opciones, otras posibilidades que pueden ser igualmente buenas y que sirven en tarifas, en horarios, y es simplemente programarte bien para que puedas lograr cumplir con tu viaje.
Con tecnología de Blogger.