El turismo en el suroeste sabe a café tostado

Cada vez son más los campesinos que aprenden de las mil posibilidades que tiene el café para mejorar su calidad de vida.


Alrededor del cultivo y la industria cafetera en general, se están desarrollando en el suroeste antioqueño una serie de actividades donde el turismo hace parte de este paquete que se ha convertido un importante potencial económico para esta región.

La actual administración del gobernador Sergio Fajardo tiene dentro de sus políticas el apoyo a todas las actividades que giran alrededor del cultivo y comercialización del café. Se han ensayado y mezclado muchas fórmulas y recetas, entre ellas el concurso de la mejor taza de café y los incentivos para producir una bebida de categoría mundial.
Puesto de café en el Parque Educativo de Titiribí.
 Uno de estas iniciativas la encontramos en el municipio de Tiriribí, donde se tiene un puesto de venta de café de la mejor calidad en el Parque Educativo y que a la vez sirve –por lo menos en parte- para el sostenimiento y administración de este centro.
Hacienda El Amparo de Fredonia.
Estos establecimientos comerciales que giran siempre alrededor de la industria del café, se están convirtiendo poco a poco en importantes referentes para la actividad gastronómica, el turismo y el emprendimiento de pequeños productores y campesinos, que ven una oportunidad de mejorar sus ingresos y su calidad de vida.

El Turismo Experiencial Cafetero es una de estas actividades organizadas por la Dirección de Desarrollo Turístico de Antioquia, donde se realizan recorridos por fincas estrechamente vinculadas a la producción cafetera. Cada una de ellas tiene una historia que contar como es el caso de la hacienda El Amparo donde se hicieron los primeros cultivos de café en el municipio de Fredonia por el año de 1887.  Esta, hacienda, cuya casa además es un importante atractivo turístico por su arquitectura y belleza paisajística,  perteneció a Mariano Ospina Rodríguez.

Otro atractivo singular lo encontramos en la finca Santa Isabel se encuentra le mejor mirador del mundo, que no cambiaría por el de la Torre Eiffel, pues aquí fluye la vida y la naturaleza. Gina D`Amato dice sobre este mirador “el mejor atardecer del mundo se aprecia en una montaña sobre el Río Cauca, rodeada de una variedad de pino única en Colombia que  es el pino Chaquiro colombiano, que está en vía de extinción y en esta finca se han dedicado a protegerlo.
Foto: Dirección de Desarrollo Turístico de Antioquia.
Tomarse una taza de café recién preparado con todas las ceremonias y protocolos que exige un buen café en la fonda que construyó don Fernando Echavarría  -la Fonda de Nano- con la asesoría de la Dirección de  Desarrollo Turístico de la gobernación y sentarse allí con  una buena  taza del mejor café y con el  mundo a sus pies, viendo el atardecer sobre el Río Cauca, no tiene comparación.

Esto es lo que llamamos, turismo experiencial cafetero.








___________________________________________________________________________________________











Con tecnología de Blogger.