Medellín: ciudad inmovilizada

Si no morimos por la contaminación, nos mata el estrés.

Copiamos este texto de Jorge Alberto Velásquez que con su pluma traza la radiografía de la movilidad en Medellín año 2019

 

En Medellín cada vez estamos más amarrados: a medida que pasa el tiempo se reducen las posibilidades de movilidad. Ya hay que dedicar media jornada al cumplimiento de una cita. Vaya en particular, taxi o bus. ¿Tiene una cita médica? Pida la mañana; ¿Tiene una reunión de amigos en la tarde? Salga con hora y media de anticipación. ¿Tiene clase a las seis? Trabaje medio tiempo. Eso acaba con las posibilidades de estudiar y trabajar, o de trabajar e ir a cine. ¿Volarse media hora antes? ¿para qué si no llega a ninguna parte?

En Medellín, el tiempo mínimo de desplazamiento es 1 hora, así sea en el mismo cuadrante. Hace unos años era de 15 minutos y el año pasado de 45 minutos. Si tiene que atravesar el río, duelos le mando. Así es imposible cumplir compromisos o llegar a tiempo a cualquier cita, reunión o compromiso, aún en horas de pico y placa.

Hoy se puede salir menos, porque se necesita más tiempo para todo. Si usted trabaja a destajo, se le baja el rendimiento; si es vendedor y debe visitar clientes, se lo llevó el diablo con las metas. ¿Ir al Centro? Pida vacaciones y despídase de la familia. Si es taxista, Easy Taxi, Uber, Cabify, In Driver o Beat, sabe que esto es cierto. Si sale del trabajo a las seis, solo tiene tiempo de llegar a la casa a comer y acostarse, con lo malo que es eso para la salud. ¿Tiempo para diversión o lectura? No hay. ¡Calidad de vida? Eso es un lujo de sociedades desarrolladas. Así la productividad se va al carajo.

Y para colmo de males, nos ponen a dar vueltas inmensas para ir a cualquier sitio. En la Avenida El Poblado, por ejemplo, algún espíritu burlón quitó todos los giros a la izquierda en sentido norte-sur. Si usted quiere tomar una de las lomas (salvo la del Campestre), debe dar vueltas y revueltas, lo que aumenta los tacos, el consumo de combustible, la contaminación, el tiempo y el estrés. Si no morimos por la contaminación, nos mata el estrés.

Y vale aquí nuestro comentario:

Y la situación tiende a empeorar cada vez más. Pero espere la solución mágica de los gobernantes: Pico y Placa todo el día. ¿Y será que descuentan esas horas del impuesto de rodamiento? ¿A propósito ¿Cuál rodamiento? Nos están cobrando impuesto es al embotellamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *