La refrescante bebida inspirada en la industria americana

Sidra de manzana: bebida artesanal que toma fuerza en el país.

Madriguera Brewing Co
Madriguera Brewing Co

Natural, espumosa y con una mezcla de jugo de manzana fresca; la sidra, se presenta como el descubrimiento de una bebida a partir de la fermentación del néctar de la deliciosa fruta roja, una alternativa diferente, incluso para los amantes del vino y de la cerveza.

Desde hace algunos años llegan al país productos importados, por lo general originarios de Gran Bretaña, según La Asociación Nacional de Fabricantes de Sidra del Reino Unido, el mercado representa el 39% del total global.

En Colombia solo dos empresas nacionales se dedican a la elaboración de la refrescante bebida, una de ellas es Madriguera Brewing Co., que nace en 2015 por el interés de tres amigos apasionados por la cerveza artesanal, que iniciaron con la producción de bebidas artesanales e incursionaron también en el mágico mundo de la sidra.

Francisco Herrera

Francisco Herrera, socio fundador de Madriguera, afirma qué: “Nuestra propuesta es Liebre Rebelde, una sidra americana de estilo “new world”, que se caracteriza por su carbonatación media, por su frescura y aroma afrutado. Es seca con un cuerpo medio y un poco de acidez, muy balanceada por las notas dulces de la manzana. Le decimos que es briosa, sin ser empalagosa por sus 6 grados de alcohol”.

Con un mercado innovador, arriesgado y que busca ofrecer el punto diferenciador entre la cervecería artesanal y la industrial, Madriguera Brewing Co diseñó un perfil con un producto inspirado en la industria americana, donde la revolución cervecera empezó hace más de dos décadas y llegó para quedarse en Colombia.

¿Cuáles son los componentes para crear una sidra de alta calidad?

Lo primero, el uso de materias primas adecuadas, que para el caso de Madriguera Brewing Co. provienen de Estados Unidos en forma de extracto para iniciar el proceso. Lo segundo, la gestión atenta de la fermentación y la maduración para garantizar que no haya defectos de sabor o aroma; y lo tercero, el balance, es decir, un cuidadoso equilibrio entre acidez, astringencia y dulzura. No debe ser muy fuerte, pero tampoco carecer de profundidad o ser insípida.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *